Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

| 3/26/2019 5:29:00 AM

Para jóvenes emprendedores: LALA, una incubadora de talento

Un proyecto que opera desde Medellín busca potenciar las habilidades de los jóvenes emprendedores en América Latina.

La mente del emprendedor tiene que lidiar a diario con el ímpetu de tratar de resolver las múltiples necesidades del mundo. Y frente a cada una de ellas surgen preguntas como ¿qué problema resolver? ¿en qué lugar del mundo? Estos cuestionamientos llevaron a Diego Ontaneda a crear Latin American Leadership Academy (LALA), una apuesta que busca trascender los límites de concentrarse en un problema y en espacios únicos.

El CEO y cofundador de LALA se reconoce a sí mismo como un joven emprendedor, peruano de nacimiento y apasionado por formar y empoderar a otros jóvenes que buscan solucionar necesidades específicas en sus comunidades.

Diego Ontaneda, Peruano de nacimiento, Latinoamericano de corazón. Con 31 años ya es CEO de su propia empresa LALA con sede principal en Medellín. 

Luego de estudiar Economía Política en Williams College en Massachusetts y ser consultor en McKinsey & Company en San Francisco, llegó al lugar que inspiró su más reciente proyecto: African Leadership Academy, en Johannesburgo, que ayuda a los jóvenes a desarrollar el liderazgo para potenciar sus propios proyectos de emprendimiento.

Le puede interesar: Cómo va la ley de emprendimiento en el Congreso

Con un nombre similar, trajo a Latinoamérica un modelo para dar respuesta a las grandes inquietudes que él mismo enfrentó en sus años de adolescencia: querer resolver los grandes problemas que veía a su alrededor, pero sin saber cómo, con quién, ni con qué recursos. Además, desconfiaba de las propuestas que veía: centralizadas, diseñadas por élites para resolver problemas ajenos, y que fallaban en entender y empoderar a las comunidades.

Con el interés de promover el desarrollo económico sostenible, LALA abrió sus puertas el año pasado en Medellín.

A través del formato bootcamp, o programas intensivos de entrenamiento, LALA se convierte en catalizadora de emprendedores de todo el continente, que potencia cada uno de sus proyectos a través de una intensa programación a lo largo de una semana.

En dos años de operación, LALA ha realizado ocho bootcamps, dos en Medellín, cinco en Sao Paulo y uno en Buenos Aires. Esto significa un total de 220 líderes de 12 países diferentes, donde 54% son mujeres y 90% han recibido ayuda financiera. Para 2020 la meta es llegar a tener 30 bootcamps por año, con lo cual podrían alcanzar un estimado de 1000 jóvenes emprendedores por año.

Le sugerimos: Colombia un ecosistema emprendedor con identidad propia

“La idea es formar una comunidad continental de jóvenes líderes, que tengan un propósito de vida claro para servir a sus comunidades. Hemos hecho programas en Medellín, Sao Paulo, Buenos Aires, y a mediados de año haremos nuestros primeros programas en Monterrey, Ciudad de México, San José, Quito y Lima”, dijo Ontaneda.

¿Cómo lo hacen? A través de tres ideas: identificar, desarrollar y conectar. LALA es una organización sin ánimo de lucro que trabaja con jóvenes entre los 14 y 19 años, que se reconozcan como líderes en sus comunidades locales y que ya tengan sobre la marcha un proyecto de emprendimiento.

El primer paso consiste en identificar a los participantes idóneos, porque existe un gran número de interesados y pocos recursos para invertir en marketing. Las entidades territoriales postulan a jóvenes que se destacan en sus comunidades y LALA hace el proceso de selección. Lo más importante es hacer una evaluación de contexto, pues “no es lo mismo una evaluación de alguien de estrato uno o estrato seis".

También puede leer: WOBI on leadership Medellín

Seleccionado el grupo de emprendedores, viene la fase del desarrollo, donde se lleva a cabo un bootcamp durante una semana en el país seleccionado. “Allí les enseñamos a contar su historia de vida de manera que mueva a las personas a la acción. También es importante enseñarles a ser vulnerables, conectarse con eso que en verdad los mueve. Parte del proceso es formar comunidad y en ese momento se dan cuenta que no están solos”. El campamento se vuelve una incubadora de talentos, donde ese proyecto de cada estudiante se trata con cuidado y se le dan todas las herramientas para que crezca exponencialmente.

¿Y sin dinero?

Luego de finalizar un MBA en Stanford, donde ideó el modelo de LALA, Diego fue reconocido por Echoing Green, fundación que premia anualmente a por lo menos 30 emprendedores sociales a nivel mundial.

El reconocimiento vino con un importante capital inicial para el programa, el cual también es apoyado por fundaciones filantrópicas en Estados Unidos. Además, utilizan el modelo de crowdfunding para recoger recursos para la organización.

Los bootcamps tienen su propio modelo autosostenible, donde aquellos que puedan pagar la inscripción de US$1.500, lo hacen, y los que no, “si son el tipo de líderes que buscamos, estamos seguros que pueden recoger un monto pequeño entre su comunidad que los apoya. Si su comunidad los apoya, nosotros lo vamos a apoyar más”, dice Ontaneda.

Un botón para la muestra

Las barreras ‘normales’ que existen en el Chocó frente a la educación no impidieron que Yineth Rentería saliera adelante en sus estudios. Sin dinero para estudiar contaduría pública, las directivas de su colegio reconocieron en ella una líder innata con una capacidad de influir positivamente en esa comunidad que tanto lo necesita. Creyeron en ella y pudo cumplir el sueño de cursar su pregrado con una beca en la Universidad Cooperativa de Colombia en Quibdó.

Yineth Rentería. Participante del Colombia Leadership Bootcamp 2017

Con el diploma en la mano, ingresó a Mentors4U Colombia, una organización que conecta a jóvenes emprendedores con mentores y oportunidades laborales. A través de ellos se postuló a uno de los bootcamps de LALA, donde llegó con muchas expectativas, pues quería crear una estrategia para reducir las grandes deficiencias de escolaridad en el Chocó.

Después de siete intensos días en el bootcamp de LALA, cristalizó su proyecto, y su nuevo sueño: convertirse en ministra de Educación. Encaminada hacia esa meta, hoy es la líder operacional de Mentors4U y mentora de varios jóvenes en el Chocó.

Con un modelo innovador, LALA planea seguir cambiando la vida de jóvenes emprendedores. Y ya está dando pasos firmes en este camino.

EDICIÓN 562

PORTADA

¿Qué va a hacer Carrasquilla después de la regla fiscal?

Las últimas semanas han sido bastante agitadas desde la perspectiva empresarial y económica. El comité consultivo de la regla fiscal decidió conceder un margen de maniobra al Gobierno en materia de gasto y endeudamiento, al flexibilizar algunos puntos el nivel de déficit fiscal permitido para 2019 y 2020.