Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

| 8/30/2018 12:01:00 AM

¿Se trasladará la crisis turca a otros emergentes?

Después de casi dos décadas de dinámico crecimiento, Turquía pasó de ser una de las economías emergentes favoritas de los inversionistas, a sufrir una crisis cambiaria. ¿Podrá superarla?

Durante la mayor parte de este siglo Turquía fue una de las economías más dinámicas del mundo, con una tasa de crecimiento de 5,2% anual promedio. También redujo la inflación de 39% a 12%, a pesar de que se dobló en el último lustro. Además bajó el déficit fiscal de 8,4% a 2,3% del PIB y la deuda pública neta de 46,8% a 22,7% del PIB.

Por estas razones fue una de las economías emergentes favoritas de los inversionistas internacionales y de los bancos europeos. Eso le permitió financiar su déficit en la cuenta corriente, que se amplió de -3,6% a -5,5% del PIB. De esta manera el exceso de demanda interna que estimuló el crecimiento fue financiado con fondos externos.

Una parte de ellos financió la expansión de los bancos y las empresas que, con base en las bajas tasas de interés de la última década y un amplio acceso a los mercados financieros, contrajeron una elevada deuda externa (23,5% del PIB).

Lea también: Turquía la puerta a un nuevo problema europeo

La ampliación del déficit corriente hizo que Turquía fuera cada vez más dependiente de la financiación externa. En esas condiciones, se precisa conservar la confianza de los inversionistas extranjeros, por medio de la estabilidad política y unas estrategias económicas creíbles, sobre todo cuando el entorno internacional se estrecha, debido al tránsito a la normalidad de la postura monetaria de la Reserva Federal y otros grandes bancos centrales.

Las políticas económicas que fundamentaron el despegue del país fueron ortodoxas. Diseñadas e implementadas por una tecnocracia de calificados economistas, fueron acatadas al principio por el actual presidente, Recep Tayyip Erdogan, cuando fue primer ministro, entre 2003 y 2014.

Sin embargo, con el correr del tiempo el presidente Erdogan se convirtió en un autócrata islamista, que eliminó los controles y balances de una frágil democracia. Ahora controla los medios, la burocracia, el parlamento y el poder judicial, al tiempo que restringe las libertades y apoya a los grupos yihadistas sirios. También minó la independencia y credibilidad del banco central.

Tema similar: Qué está pasando con Turquía

En estas circunstancias ocurrió un incidente diplomático con los Estados Unidos, por la detención arbitraria de un ciudadano de ese país durante una de las persecuciones que siguieron al intento de golpe de estado en 2016. La crisis diplomática derivó en los aranceles impuestos por la administración de Trump sobre las importaciones de acero y aluminio provenientes de Turquía, para tratar de forzar la liberación de ese ciudadano. La previsible disminición de los ingresos por exportaciones y el enfrentamiento diplomático y comercial con los Estados Unidos generaron la desconfianza de los inversionistas, que precipitó una crisis cambiaria. Debido a ella, la lira turca se depreció cerca de 40% en lo corrido del año, lo cual tendrá consecuencias adversas sobre la solvencia de sus empresas y bancos.

Podría intersarle: Turquía afirma que los aranceles de Trump dañan las relaciones y promete represalias

Debido a la escasez de financiación extranjera, Turquía deberá estrechar su déficit externo. La depreciación de la moneda ayudará, al encarecer las importaciones. Pero requerirá ajustar la expansión de su demanda interna a la ralentización de su ingreso nacional. Al hacerlo caerá en recesión.

El ajuste tendrá que disminuir el déficit fiscal. También deberá incrementar las tasas de interés domésticas, para reducir la fuga de capital, lo cual frenará el crédito, el consumo y la inversión.

Hasta ahora Turquía ha provisto mayor liquidez a sus bancos y tolerado los incumplimientos de la regulación bancaria, al tiempo que ha prometido moderar el crédito y restablecer la disciplina fiscal. Sin embargo, se ha resistido a incrementar las tasas de interés.

Para estabilizar su moneda y cumplir con sus obligaciones externas será menester conseguir una gran cantidad de fondos extranjeros y reestructurar la deuda externa de sus bancos y empresas.

Rusia, Qatar y China podrían aportar crédito externo. Turquía y Qatar firmaron un acuerdo para llevar a acabo un swap de monedas hasta por US$15.000 millones. No obstante, Qatar no podrá proveer los fondos suficientes para poner fin a la crisis, ni le dará la credibilidad suficiente a las medidas implementadas hasta ahora. Quizá Rusia prefiera no servir de prestamista, porque desviaría una gran cantidad de recursos que necesita para estabilizar su economía. Por último, tal vez China no quiera asumir la responsabilidad, sino que prefiera buscar oportunidades de inversión cuando Turquía se estabilice, como hizo en Grecia.

En consecuencia, acaso las medidas adoptadas y el crédito de Qatar estabilicen la lira en el corto plazo, pero no serán sufucientes para restablecer la confianza de los inversionistas, preservar la dinámica de la actividad económica y restablecer la estabilidad financiera. Por tanto, lo más probable es que el presidente Erdogan tenga que abandonar su aislacionismo y la confrontación con los Estados Unidos y la Unión Europea, a cambio de su apoyo y un rescate del FMI. Mientras tanto, Turquía seguirá perturbando los mercados internaciones y amenazando contagiar a otras economías emergentes que tengan desbalances macroeconómicos e inestabilidad política. Para evitarlo, Colombia deberá acatar la regla fiscal.

Artículo relacionado: El game over de Turquía impactará a los emergentes

EDICIÓN 591

PORTADA

Las mejores universidades de Colombia en 2020

En ciencias de la salud, la Universidad Nacional y la Universidad de Antioquia obtienen los mejores resultados en pruebas de Estado. En los 46 programas académicos incluidos en el ranking, la Nacional lidera con 20 primeros lugares. Los Andes ganó en 12 carreras profesionales.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en DINERO Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com
Su código de suscripción no se encuentra activo.