Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

| 10/8/2019 10:55:00 AM

¿Generar empleo permitiendo la contratación por horas funcionará?

La ministra de Trabajo, Alicia Arango, reveló cuáles son los objetivos del gobierno con la próxima reforma laboral para atajar la informalidad y el desempleo. La flexibilización laboral será la apuesta.

El alto nivel de desempleo que no cede y que llegó a 10,8 % en agosto, deja en evidencia un problema estructural del mercado laboral, que tiene su origen en gran medida por la aparición de nuevas formas de trabajo, como las que se derivan de  plataformas digitales de economía colaborativa como Uber, Rappi y también por la destrucción de puestos de trabajos en las empresas por cuenta de la tecnología.

Para poder enfrentar este panorama, desde el Ministerio de Trabajo buscan reformar el viejo código laboral, pues consideran que este ya no se adapta a las nuevas realidades del mercado laboral.

Para la ministra Arango es evidente que los empresarios van a seguir implementando tecnología en sus procesos productivos y que además las nuevas generaciones buscan flexibilidad.

Por esta razón desde el gobierno buscan implementar la contratación por horas, ya que sería una herramienta eficaz para combatir la informalidad, que ronda por el 60 %. Asimismo consideran que esto permitirá fortalecer el empleo en el campo, donde la tasa de informalidad es superior al 80%.

La ministra aclaró que de darse la contratación por horas, esta cumpliría con todos los aportes de ley y prestaciones sociales. Asimismo advirtió, que todos los derechos de los que gozan actualmente los trabajadores serán respetados y que la nueva reglamentación solo aplicará para los nuevos trabajadores.

Esta propuesta del gobierno nacional coincide con la formulada por Fenalco en días anteriores, cuando además propusieron tener un salario mínimo por regiones o sectores y revisar los altos costos de contratación,recargos dominicales y festivos.

En este sentido, la Anif ya había expresado que es fundamental ponerle la lupa a los altos costos de contratación, el periodo de prueba, la cuota de aprendices del Sena, las incapacidades médicas y los costos de despido, pues son ‘obstáculos’ que impiden lograr una mayor generación de empleo formal.

Por otro lado, desde la Andi consideran que mientras que no se dé la flexibilización laboral, el país no va a ser competitivo, ya que medidas como la contratación por horas facilitan que los trabajadores se ajusten a las necesidades de la demanda del mercado laboral.

La decisión por parte del gobierno de incluir este tipo de medidas de flexibilización en la próxima reforma laboral, no cayó nada bien en las centrales obreras. Diógenes Orjuela, presidente de la Central Unitaria de Trabajadores (CUT), señaló, que esta fórmula que plantea el Gobierno y los gremios económicos “constituye un golpe al bienestar de los trabajadores y es una precarización absoluta del empleo”.

Orjuela también indicó, que si bien ya ocurren abusos en la contratación por días, los que se van a presentar en la contratación por hora van a ser mayores y que esta medida afectará la economía nacional, pues entre más se precaricen los ingresos de los trabajadores menos consumo habrá.

En respuesta al anuncio de la ministra Arango, las centrales obreras preparan movilizaciones para los próximos 10 y 17 de octubre, además convocaron a un paro nacional para el  21 de noviembre.

Así las cosas, los trabajadores colombianos están a la expectativa de lo que suceda con la próxima reforma laboral, la cual se espera sea presentada antes de finalizar el año. La polémica está encendida y mientras tanto los niveles de desempleo e informalidad no ceden a pesar del relativo crecimiento económico. El debate va a estar bastante agitado.

EDICIÓN 562

PORTADA

¿Qué va a hacer Carrasquilla después de la regla fiscal?

Las últimas semanas han sido bastante agitadas desde la perspectiva empresarial y económica. El comité consultivo de la regla fiscal decidió conceder un margen de maniobra al Gobierno en materia de gasto y endeudamiento, al flexibilizar algunos puntos el nivel de déficit fiscal permitido para 2019 y 2020.