Opinión

  • | 2018/12/23 00:01

    La economía digital depende del sector extractivo

    ¿Estamos haciendo la tarea incompleta y nos está haciendo falta incrementar las variables de riesgos y mayores consideraciones sociales, ambientales y económicas al diseñar las estrategias conducentes a una transformación estructural de la economía?

COMPARTIR

Quizás la mayoría de nosotros no ha dimensionado la necesidad y la dependencia que existe de la minería y del sector extractivo para la cuarta revolución industrial, el desarrollo de la economía digital y la automatización.

Esto es así no solamente por la dependencia de muchos países de los ingresos generados por las industrias extractivas para la financiación del desarrollo de otros sectores, también porque hasta los desarrollos tecnológicos y digitales dependen de recursos naturales.

¿Acaso no necesitamos minería de litio y otros metales alcalinos para las baterías de celulares, demás dispositivos móviles, equipos médicos y carros eléctricos?, ¿acaso no necesitamos energía para la transmisión y el almacenamiento de datos?, ¿acaso no se necesita de niobio y tantalio, que se extraen del coltán, para la industria electrónica del mundo?

Las implicaciones directas y el efecto espiral en aspectos ambientales y sociales de la minería y de los demás sectores extractivos, tanto negativas como positivas, no carecen de evidencia. Al buscar una transición de las energías fósiles con energías limpias se ha incrementado la demanda y con esto la búsqueda de metales como el coltán y el litio, y con esto, ¿estamos reemplazando una minería con otra?

Le puede interesar: El derecho a desconectarse y la importancia del “modo avión”

Para la transformación estructural de la economía, conseguir mayor crecimiento económico y más resiliencia a los choques externos se necesita que los formuladores de políticas, los empresarios y la ciudadanía de los países extractores tengan un entendimiento a profundidad y así tener una mejor gestión de los riesgos macroeconómicos.

Esto teniendo en cuenta la transición de la extracción tradicional de derivados fósiles y altos en emisiones de gases de efecto invernadero hacia energías renovables y tecnologías extractivas bajas en carbono y emisiones de metano. Se requiere diseñar e implementar estrategias de desarrollo en donde la explotación y los ingresos derivados de los recursos conduzcan a un desarrollo inclusivo y sostenible. Además, buscar atraer inversión nacional y extranjera que garantice prácticas y tecnologías de explotación que sean más seguras y tengan impactos ambientales y sociales por lo menos menores.

Tony Addison, economista jefe y director adjunto del Instituto Mundial de Investigaciones Económicas para el Desarrollo de la Universidad de las Naciones Unidas (UNU-WIDER) en Helsinki, Finlandia, escribió recientemente el libro Extractive Industries. The Management of Resources as a Driver of Sustainable Development en coautoría con el profesor Alan Roe.

En este libro, que contiene contribuciones de diferentes investigadores alrededor del mundo, discuten por ejemplo el hecho de que se espera una disminución sustancial del combustible fósil, pero ¿cuánto?, ¿para cuándo? y ¿cuáles son las implicaciones?

Le sugerimos:Blockchain: más que transparencia y descentralización…

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 556

PORTADA

Los mejores CEO de los últimos 25 años de Colombia

Dinero seleccionó a 25 de los presidentes de compañías colombianos más relevantes en los últimos 25 años. Son ejemplo de liderazgo, visión y poder de transformación en las organizaciones.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en DINERO Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com
Su código de suscripción no se encuentra activo.