Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

| 10/7/2018 12:01:00 AM

Así se abren paso las crespas en la industria colombiana de la belleza

Con antecedentes en Estados Unidos, algunos países de Europa, República Dominicana y Brasil, varias emprendedoras iniciaron en Colombia el “movimiento” por el pelo crespo y afro sin conocerse. Un año después incluso tienen su propio congreso en la Feria de Belleza y Salud de Bogotá.

Sin saber lo que sucedía en otras partes del país, e incluso en sus propias ciudades, varias mujeres crespas en la región Caribe, Medellín y Bogotá emprendieron la defensa de sus rizos con motivación a otras mujeres para que se mostraran tal como son, videos y pequeños encuentros para guiarles en el cuidado de su pelo y creación o distribución de productos con el mismo fin.

La mayoría iniciaron alrededor de 2017 y tomaron fuerza más rápido de lo que esperaban. Todas querían solucionar su propio problema y se encontraron con una gran cantidad de mujeres de todas las edades que se sintieron identificadas.

Este año, una de ellas reunió a las más de 30 emprendedoras para proponerle a Corferias el primer Congreso de Crespos como parte de la versión 2018 de la Feria de Belleza y Salud que se celebra anualmente en Bogotá.

Recomendado: Los tres grandes problemas de los emprendedores en Colombia

Marcela Villa, organizadora del Congreso de Crespos, le contó a Dinero que al principio pensó que no lo lograría pues ella es la del tono de piel más blanco y además la “competencia” de las demás pues ya tenía una empresa de mayor tamaño que vendía keratinas brasileras y se pasó a la venta de productos para pelo crespo y afro.

Sin embargo, con la ayuda de una amiga logró reunirlas a todas y organizar un congreso con una agenda que dedica un día específico a cada tipo de rizo y le deja el fin de semana libre a espacios de cuidado para todo tipo de crespos.

En el espacio se encuentran mujeres afro que reivindican su identidad y tradición, jóvenes que quieren “empoderar” a muchas otras crespas y demostrar que el pelo rizo “también es elegante y bonito”, distribuidores de productos especiales y emprendedores de productos complementarios de belleza como maquillaje, ropa y turbantes.

“Crespoderosas”

Ana María Araque y Adriana Almanza son dos ingenieras de Medellín que eran conocidas en su sitio de trabajo como “las crespas”. Su singular identificación les sirvió de inspiración para crear el emprendimiento ‘Puro Crespo’ que distribuye productos para el cuidado de rizos y pelo afro, además de dar asesorías personalizadas y publicar en redes videos cortos con el mismo objetivo.

‘Puro Crespo’ inició en 2017 y también se ha apropiado del término “Crespoderosas” para empoderar a quienes les siguen, al ver que muchas de las mujeres que les consultaban habían alisado durante años su cabello para verse “elegantes” o “bonitas” según el estándar más aceptado en el mundo.

Lea también: Arranca Los Zúper, una plataforma para empoderar a jóvenes

Adriana y Ana María se dieron cuenta que “vernos en diferentes espacios a la gente le parecía bonito pero no sabían qué hacer entonces se nos acercaban mujeres y nos decían ‘hola, yo soy crespa pero no sé qué hacer’ y nos sentábamos nosotras a decirles yo me lavo así, me aplico el acondicionador así”.

Empezaron con videos y publicaciones en redes sociales, que alcanzaron los 4.000 seguidores en los primeros 15 días, para difundir mucho más aquellas explicaciones que les daban a las mujeres en la calle.

Más adelante empezaron como distribuidoras de productos provenientes de Brasil y República Dominicana. Ahora sueñan con dedicarse tiempo completo a ser “crespólogas” y abrir el primer salón de belleza dedicado al pelo crespo y afro en Colombia.

Afroempresarias de Paz

Los colectivos étnicos también se abrieron paso en el Congreso de Crespos. Estas 15 mujeres afrocolombianas representan igual número de departamentos del país y se han dedicado a representar su identidad desde su empresa con artículos decorativos para el hogar, productos de belleza, ropa y accesorios entre otros.

Maribel Balanta, fundadora del colectivo, hace decoración para el hogar o la oficina como respuesta a la necesidad de tener artículos dentro de su propia casa que la representaran.

Sobre el espacio que le ha dado el país a su cultura, Maribel destacó que “apoyo en palabras mucho, pero en la realidad muy poco. Siento que estamos muy atrasados y por eso muchas mujeres desisten porque sueños los tienen e ideas claras pero el apoyo no llega nunca a donde debe llegar”.

Puede interesarle: El emprendedor colombiano que Zuckerberg admira

Historia e identidad en turbantes

Daniela Ortiz y su pareja, Juan Sebastián Molina, llevan casi un año trabajando en su emprendimiento Duku Turbantes, que vende dicho artículo y aretes “dispares”.

Daniela hacía sus propios turbantes y ante las preguntas y cumplidos de las personas en la calle, iniciaron la investigación sobre telas, diseños y posibilidades en el mercado para el que empezaron a vender pequeñas cantidades.

En abril, el número de turbantes aumentó y se repartió por todo el país con tal acogida, que incluso llegaron a Corferias en Bogotá.

Además de vender el artículo, ambos le enseñan a sus compradores a hacer todo tipo de nudos y decoraciones para que cada persona aprenda rápidamente a usar el turbante y “armarlo” a su gusto.

Juan Sebastián tiene tanta capacidad en su rol de profesor de turbantes como Daniela.

“No hay diferencia por género, si nos vamos a los orígenes de los turbantes vemos que los usan en India, en África y otras partes del mundo e incluso en India por ejemplo su uso es más común en los hombres que en las mujeres. No es cuestión de género sino de práctica, la diferencia es el tipo de nudo que hacen, a las mujeres les gustan  más grandes y llamativos mientras que los hombres los prefieren más pequeños y pegados a la cabeza”, señaló Daniela.

Recomendado: Negocios con inteligencia artificial crecerán “significativamente” en la región

EDICIÓN 562

PORTADA

¿Qué va a hacer Carrasquilla después de la regla fiscal?

Las últimas semanas han sido bastante agitadas desde la perspectiva empresarial y económica. El comité consultivo de la regla fiscal decidió conceder un margen de maniobra al Gobierno en materia de gasto y endeudamiento, al flexibilizar algunos puntos el nivel de déficit fiscal permitido para 2019 y 2020.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en DINERO Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com
Su código de suscripción no se encuentra activo.