| 8/2/2018 12:01:00 AM

El problema que le dejó la huelga de Avianca a Ecopetrol

El proceso de la huelga de Avianca se ha convertido en precedente para lo que está por venir: la negociación colectiva de Ecopetrol y la discusión con el sector público.

Hace unas semanas, la Corte Suprema de Justicia ratificó las decisiones sobre la ilegalidad de la huelga de los pilotos de Avianca que duró de septiembre a noviembre de 2017.

Esta novela jurídica tuvo 6 capítulos entre los fallos del Tribunal Superior de Bogotá, las acciones de tutela que interpuso la Asociación Colombiana de Aviadores Civiles (Acdac) contra los fallos y que atienden la Sala Laboral de la Corte Suprema de Justicia, decisión que se impugnó y va a la Sala Penal de la misma Corte y también se declara improcedente, y luego hay otra tutela que –en votación dividida– define la Sala Civil de esa Corte.

De acuerdo con los fallos, las irregularidades de la Acdac en su cese de actividades fueron tres: una, no convocar a todos los trabajadores; segunda, no tener las mayorías necesarias –la mitad más uno de todos los trabajadores– para votar la huelga; y, tercera, iniciar un cese de actividades en una empresa que, según las normas, presta un servicio público esencial.

Le sugerimos: Pilotos de Avianca deciden terminar su huelga después de 51 días

Este proceso generó alarmas entre los empresarios por la incertidumbre que produjo la permanente revisión del caso, que calificaron como falta de seguridad jurídica; la posibilidad que se abrió de un ‘choque de trenes’ entre las salas de la Corte si el último fallo hubiera sido en sentido contrario; y –de haber sido así– la eventualidad de migrar a un escenario de huelgas parciales donde un grupo de trabajadores decide parar una operación, así las mayorías no estén de acuerdo.

Aunque todavía habría una instancia que podría surtirse –que la Corte Constitucional recoja la tutela y la revise–, el proceso y las decisiones llegan en un momento caldeado en materia laboral. Varias convenciones en el sector privado están en discusión, pero ad portas de la de Ecopetrol, cuya convención colectiva venció el 30 de junio.

La Unión Sindical Obrera (USO) presentó el pasado 19 de julio su pliego de peticiones de 69 puntos y se espera que las negociaciones inicien en la segunda o tercera semana de agosto. Según César Loza, presidente del sindicato, el pliego tiene tres ejes: el primero, la defensa de Ecopetrol para que no sea vendida ni privatizada, así como tampoco sus activos; el segundo, mantener los derechos de los trabajadores directos y avanzar en unos aspectos, “pero sobre todo cobijar a trabajadores de empresas tercerizadas”, dice. Y el tercero, el derecho a la negociación colectiva, a la representación sindical y de carácter social y consideran que en este proceso de negociación Ecopetrol debe comprometerse más con los territorios.

No será una discusión fácil. El proceso llega tras la propuesta de Jorge Humberto Botero, presidente de Fasecolda, al gobierno del presidente Duque de vender parte o la totalidad de Ecopetrol. Además, no solo la USO sino los 15 sindicatos que tiene la estatal petrolera buscarán mejorar sus condiciones laborales tras la recuperación de las cifras de la empresa, dadas en parte por los precios del petróleo, pero también por los ajustes y mejoramientos internos.

Las peticiones laborales aún no se han cuantificado, pero podrían ser billonarias y el pulso será intenso porque, seguramente, la administración no querrá retroceder el camino que avanzó la empresa en materia de eficiencias en los últimos años –proceso que lideró la hoy ministra de Minas y Energía designada, María Fernanda Suárez–, a tal punto que Ecopetrol denunció la convención porque quiere cambiar temas que no están acordes con la eficiencia que debe demostrar la empresa. Tampoco incluirá temas de territorios y la venta de Ecopetrol, pues no hacen parte de la discusión laboral. Pero estos tres frentes fortalecen el discurso sindical.

De hecho, Loza advirtió que, si se materializa la venta de Ecopetrol, “nos iríamos a una huelga. Aunque privilegiamos el diálogo y esperamos con Ecopetrol llegar a un acuerdo en este proceso, la huelga es el último recurso. Y agotaremos el trámite de ley y es someterla a consideración de los trabajadores y, si la respaldan, estaremos en disposición de realizarla”.

Le puede interesar: Avianca casi duplicó su utilidad neta en 2017 pese a huelga de pilotos

Esta advertencia revive los fantasmas de hace 14 años, cuando en 2004 los trabajadores de la petrolera se fueron a una huelga en la primera administración de Álvaro Uribe, y que fue declarada ilegal en ese momento por el Ministerio de la Protección Social. Los tiempos han cambiado y ahora quien define si es o no ilegal son los jueces.

También, de llegarse a esas instancias, se podría abrir una discusión sobre si el servicio que presta Ecopetrol es un servicio público esencial en su totalidad o en las diferentes áreas que cubre. Para unos, la empresa se debe mirar como un todo, mientras otros consideran que la distribución y producción de combustibles sería un servicio público esencial, pero no cubriría campos como la exploración.

Esta negociación se llevará sin duda la atención del país, no solo la laboral, sino también la fiscal, y con ella se recibe a la administración Duque. El pulso está por comenzar.

Por no convocar a todos los trabajadores, ni contar con las mayorías necesarias, así como por afectar un servicio público esencial, se decidió que el paro de Acdac fue ilegal.

     Entre la segunda y la tercera semana de agosto empezará la negociación de la convención colectiva en Ecopetrol. 

Lo que viene

Mientras en los próximos meses la agenda laboral puede estar enmarcada por la negociación en Ecopetrol, para el inicio de 2019 habrá nuevas discusiones laborales en el sector privado, pero el tema más importante es que se iniciará la negociación colectiva del sector público. En febrero se estará negociando con Fecode. En el paro del año pasado de este sindicato, el acuerdo fue llevar una reforma al SGP al Congreso que, sin embargo, se hundió en la pasada legislatura. Será una prueba de fuego, pues coincidirá con la definición de las políticas públicas de empleo del nuevo gobierno que llega en su Plan Nacional de Desarrollo. Si se llegara a dar una huelga en Ecopetrol, podría darse una discusión sobre el servicio público esencial.

Puede interesarle: Los mejores empleadores por país en 2018

EDICIÓN 548

PORTADA

Ranking de las empresas más innovadoras de Colombia en 2018

Ranking de las empresas colombianas más innovadoras según un estudio que lideran la Andi y la Revista Dinero. Encabezan las firmas industriales y de Medellín. Bogotá es la región con más compañías evaluadas.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en DINERO Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com
Su código de suscripción no se encuentra activo.